Productos biodegradables

En la actualidad es muy común escuchar conceptos tales como “este es un envase biodegradable” o “son sustancias biodegradables”, la idea de biodegradabilidad está a la orden del día, pero ¿a qué se refiere?

Los materiales biodegradables son aquellos que en su mayor parte tienen un origen natural, suelen ser ‘orgánicos’ o fabricados a base de productos orgánicos, y por lo tanto se degradan o reciclan sin necesidad de procesos humanos. El calor del sol, la lluvia, los hongos, el viento, la humedad y las bacterias pueden con ellos y los descomponen de forma natural.

Los materiales biodegradables, después de ser reciclados, incinerados, generarán subproductos como el agua, el dióxido de carbono y/o el metano, con la posible producción de una nueva biomasa no tóxica para el medio ambiente. Estos materiales mezclados con otros elementos fermentables permiten obtener otros compuestos.

El mayor inconveniente que existe actualmente es que esta industria es todavía muy joven, lo que significa que todavía no da demasiados créditos que impulsen a las empresas a invertir en este tipo de materiales. Esto también provoca que no sean todavía fáciles de encontrar, lo que hace que la mayoría de la población acuda a materiales no biodegradables por comodidad, por ahorro o por simple desconocimiento de sus beneficios.

DIFERENCIAS ENTRE MATERIALES BIODEGRADABLES Y LOS QUE NO LO SON El plástico, los metales, las pilas o la mayoría de las colas y pinturas no son biodegradables, por lo tanto no se descomponen en la naturaleza de forma fácil. El sol, la humedad, las bacterias o los hongos no pueden con ellos, así que lo que hacen es acumularse en la naturaleza y contaminar. A diferencia de los materiales biodegradables, los cuales se descomponen y generan alimento y energía, los No-biodegradables son nocivos para el medio ambiente.